RECUERDOS DE MAMÁ Y PAPÁ

Publicado en la interCole Nº 29 de Mayo 2008

Los Locos Adams: ¿Una familia muy normal?

Tu papá y tu mamá los vieron mil veces. Al principio se presentan como una familia tipo: mamá, papá, el hijo y la hija. Parecen una familia muy normal. Claro que todo se complica cuando se agregan dos tíos, una abuela, un mayordomo altísimo y una... ehmmm… esteee... ¿Cómo decirlo? Bueno, directamente: ¡una mano con vida propia!
Viven en un enorme castillo, muy oscuro, al lado de un cementerio. ¿Y no tienen miedo? ¡Ni un poquito! Los Addams creen que no hay nada mejor que corretear entre las tumbas, les gustan mucho las rosas… pero solamente los tallos y espinas, ¡y hasta disfrutan de recibir descargas eléctricas! Además, les sientan bien los brebajes venenosos; pero por encima de todo sobresale el amor (un tanto curioso), que reina en la casa.


Una familia dibujada

Toda esta locura fue creada por el dibujante Charles Addams (1912-1988), para una tira humorística que comenzó a publicarse en 1937 en la revista estadounidense The New Yorker. Allí nacieron los personajes y su humor tan particular, pero ni ellos ni la historieta tenían nombre.
Mucho después, precisamente el viernes 18 de septiembre de 1964, entre las 20.30 y las 21 hs., el canal ABC emitió el primer episodio de la serie The Addams Family (tal su nombre en inglés, tomando el apellido de su creador). En total, tuvo 64 capítulos de 25 minutos cada uno, y terminó de emitirse el 9 de septiembre de 1966.
El éxito fue muy bien aprovechado por los estudios Hanna-Barbera, que rescataron a los personajes y los convirtieron en dibujitos animados. Incluso, algunas voces de los personajes las hacían los mismos actores de la serie. Esta saga culminó en el año 1975, pero durante mucho tiempo y en decenas de países la serie siguió repitiéndose.


Con ustedes… ¡los personajes!

Morticia es una perfecta ama de casa: se ocupa de los quehaceres del hogar, cocina y le da de comer a sus mascotas (unas simpáticas plantas carnívoras). Además, ama con locura a sus hijos y a su esposo, Homero, que adora que ella le hable en francés. Porque Homero es todo un caballero: se encarga de los impuestos y le gusta andar en bata y pantuflas por la casa. ¡Pero ojo! Si la ocasión lo requiere, sabe vestirse con gran elegancia.
Homero tiene un hermano, Lucas, un pelado muy pálido y con grandes ojeras, a quien le encanta prender lamparitas… ¡en su boca! El mayordomo, Largo, es exageradamente alto y un poco tenebroso; además de cumplir con sus tareas, toca muy bien el órgano y el violín. Homero y Morticia tienen un hijo y una hija, las simpáticas criaturitas de la familia. El varón, Pericles, es muy apegado a su tío Lucas; y su hermanita, Merlina, es un poco más reservada pero muy inteligente.
A veces, la abuela materna de los chicos va de visita al castillo y siempre hace alguna pócima que termina causando problemas. El tío Cosa (junto con Dedos, la mano viva), es el personaje más extraño: nunca se entiende lo que dice, y tiene tanto pero tanto pelo que lo cubre por completo. ¡Nadie conoce su cara!


Locos lindos

Cada capítulo de esta familia cuenta una historia sencilla, que sirve de excusa para mostrar situaciones ridículas en la familia, con un humor muy absurdo… Pero lo importante no es la historia, sino cómo la cuentan sus personajes. Por ejemplo, si al tío Cosa se le cae el pelo, o Lucas tiene una contractura, lo más divertido suele ser ver los disparates que hace Cosa y los extraños modos que utiliza Lucas para curarse.
A pesar de tanta locura, esta familia sigue siendo un vivo y risueño recuerdo para papá y mamá, que sigue provocando risa y un poco de nostalgia.  Claro que todos sueñan con parecerse a los Ingalls, y no a los Addams; aunque al fin y al cabo, en nuestras familias hay un poquito de las dos.


Una familia de película

Después de muchos años de repeticiones televisivas, en 1991 volvió la misma locura, pero renovada: ¡en el cine! The Addams Family fue un éxito (tanto que dos años después los mismos actores hicieron la segunda) y permitió que los viejos seguidores recordaran la serie original y que las nuevas generaciones conocieran a esta querida familia.


La música inolvidable

Aunque acá en el papel es imposible que escuches la música de Los Locos Addams, pediles a tus papás que te la canten y van a tararear algo así: parabarán - pam-pam - parabarán - pam-pam - parabarán-parabarán-parabarán. Además, había una letra que se escuchaba al empezar cada capítulo:

La nieta, el tío y la abuela,
el padre de alta cuna,
la bella madre de una
familia muy normal.

Si van a visitarla
no esperen una fiesta,
así verán a esta
familia tan normal.

¡Qué hermosura!
¡Qué dulzura!
¡Qué locura!

Si quieren divertirse,
que al cabo no les cuesta,
aquí es la casa de esta
familia muy normal.

 

 

¡MATABURROS!

Brebaje: Una bebida hecha con ingredientes muy desagradables.
Contractura: Así se llama a los músculos tensionados, por ejemplo de la espalda y el cuello .
Excéntricos: Raros, fuera de lo común.

LA ESQUINITA El refrán elegante

Al paupérrimo estado atmosférico, hermoso estado facial (Al mal tiempo, buena cara)

/interCole @interCole