PARA HACER EN CASA

Publicado en la interCole Nº 38 de Mayo 2009

Para lucir con mucho orgullo

ELEMENTOS

- Papel blanco
- Pegamento
- Tijera
- Papel creppe
- Brillantina
- Marcadores
- Lápices
- Témperas
- Lentejuelas
- Cintas 

Molde de base
Existen escarapelas de distintas formas. Pueden ser redondas, onduladas o rectangulares,  ¡como una bandera! Este es el momento de elegir cómo va a ser la tuya. Una vez que la elijas, dibujá el contorno sobre un trozo de cartón, un papel grueso o la tapa de un cuaderno usado y recortá la figura. Ahora sí, ¡ya estás listo para decorarla!

¡Muy elegante! 
Esparcí el pegamento por toda la base y pegá las lentejuelas una al lado de la otra, formando 3 hileras con los colores de la escarapela. Asegurate de que queden bien juntitas así te queda mucho más prolija. ¡Para iluminar a todo el curso!

Más tradicional
Cubrí toda la base con pegamento. Pegá una cinta celeste dándole forma ondulada (como si fueran olas) por todo el contorno de la figura. Repetí el proceso hasta llegar al centro, alternando las cintas celestes y blancas.

Un poco rústica 
Cortá pequeños pedazos de papel creppe. Podés usar la tijera o simplemente las manos, no hace falta mucha prolijidad. Hacé bolitas con cada uno de los pedacitos y pegalas una al lado de la otra sobre la base. Otra opción es cortar tiras largas de papel y formar rollitos, para luego pegarlos en forma de espiral. ¡No te olvides de formar las 3 hileras con los colores patrios!

Pintada a mano
Para esta escarapela todo sirve: lápices, marcadores, témperas, acuarelas, crayones, ¡lo que prefieras! Con los útiles que elijas, pintá de celeste el borde externo y el círculo del centro de la escarapela; y de blanco la franja del medio (si el papel de base es blanco, no hace falta pintarla).

A puro brillo 
Sobre la base que recortaste, colocá pegamento en la franja exterior de la escarapela y volcá un poco de brillantina celeste hasta que todo el pegamento quede cubierto. Una vez que está bien seco, levantá el papel para que caiga el excedente. Luego repetí el proceso con las otras dos partes ¡y listo!

LA ESQUINITA El Martín Fierro

Aunque el gajo se parece / al árbol de donde sale, / solía decirlo mi madre / y en su razón estoy fijo: / “jamás puede hablar el hijo / con la autoridá del padre”.

José Hernández

/interCole @interCole