DETRÁS DE LA HISTORIA

Publicado en la interCole Nº 23 de Agosto 2007

José de San Martín: De soldado del rey a Libertador de América

José Francisco de San Martín y Matorras nació en Yapeyú (Corrientes) el 25 de febrero de 1778. Fue el menor de los cinco hijos de Don Juan y Doña Gregoria: María Elena, Manuel Tadeo, Juan Fermín Rafael, Justo Rufino y él.
Cuando apenas tenía 6 años, toda la familia se mudó a España. Ya a los 11 era un soldado, al ingresar como cadete en el Regimiento de Murcia. Sirvió al ejército de la corona española por 22 años, hasta que en 1811 decidió volver a su patria y unirse a las luchas por la emancipación americana… ¡contra España!
A partir de 1812, y durante una década, San Martín lideró las huestes que liberaron a los pueblos de la Argentina, Chile y Perú.


Un argentino en España

Pero… ¿cómo fue la vida de San Martín peleando como un fiel soldado del rey español? Su bautismo de fuego se dio a los 15 años, cuando luchó por primera vez en el norte de África contra los moros, en la batalla de Orán. Más tarde, peleó codo a codo con los españoles, que exigían a Francia la liberación de Fernando VII, El Deseado, encarcelado por Napoleón.
Cuando recordamos el 25 de mayo de 1810 (interCole N°2 y N°20), te contamos que el emperador francés le había pedido permiso al rey de España para pasar por sus tierras camino a Portugal. Pero el muy embustero se quedó, invadió la península, y nombró como rey a su hermano José, alias Pepe Botella. ¿Te acordás?
En la guerra que España y otras potencias libraron contra Francia, San Martín se destacó principalmente en el combate de la Posta de Arjonilla y en la batalla de Bailén. En esta última fue ascendido a teniente coronel y condecorado con la Medalla de Oro. ¡Qué valiente!


Vientos de cambio

Desde la Revolución Francesa de 1789, se habían puesto de moda las ideas liberales de la división de los poderes y la soberanía del pueblo. San Martín se enteró de que los pueblos de América estaban con ganas de gobernarse solos y dejar de ser súbditos de España. Fue así que se sintió llamado a volver a su patria y luchar por su definitiva emancipación.
Se retiró del ejército español en 1811. Después, junto con otros americanos, se dirigió a Londres, donde tomó contacto con el patriota venezolano Francisco de Miranda, que había reunido a muchos hombres que quisieran luchar por la libertad de América. A los pocos meses regresó a Buenos Aires.


A la carga

El 16 de marzo de 1812, una semana después de haber pisado estas tierras, el Primer Triunvirato le otorga el grado de teniente coronel (¡el mismo que había conseguido en España!) y le confía la organización del escuadrón de Caballería de Granaderos a Caballo, convertido más tarde en Regimiento.
Lo que viene después… es historia conocida. La historia de un hombre extraordinario que siempre puso su sabiduría y coraje al servicio de la libertad. Primero de España, luego de América. Es la historia del Padre de la Patria.


San Martín tuvo 3 ángeles de la guarda. ¡Conocelos!

¡MATABURROS!

 

Emancipación: Libertad, autonomía, independencia. 
Década: Es el conjunto de 10 años.
Huestes: Tropas o cuerpos del ejército. 
Moros: Así los llamaban hace mucho tiempo a los musulmanes, personas que profesan la religión del Islam. Su Dios es Alá, y su libro sagrado se llama Corán. 
Embustero: Mentiroso.

LA ESQUINITA El Martín Fierro

Aunque el gajo se parece / al árbol de donde sale, / solía decirlo mi madre / y en su razón estoy fijo: / “jamás puede hablar el hijo / con la autoridá del padre”.

José Hernández

/interCole @interCole