DETRÁS DE LA HISTORIA Publicado en la interCole Nº 113 de Septiembre 2017

11 de Septiembre. Día del Maestro

11 de Septiembre.  Día del Maestro ?

Como les propusimos en la revista anterior, para entender mejor la historia es bueno situarnos en tiempo y espacio. Nos encontramos en 1868, y Domingo Faustino Sarmiento asumió la presidencia de la Nación, que atravesaba varios problemas. La extensa superficie argentina estaba casi incomunicada, con pocos ferrocarriles y escasos telégrafos. Tan sólo el ganado vacuno se paseaba mansamente de un lado a otro, pues ni siquiera había alambrados. La educación no era fomentada, mucho menos la inmigración, y la misma suerte corría la capacitación científica. Las Fuerzas Armadas, por su parte, no estaban centralizadas, sino a merced de los caudillos, que se manejaban a su antojo dentro de sus territorios. Según Sarmiento, estas eran las principales causas de la barbarie que reinaba en el país.

Excelente alumno y padre del aula

Para comprender las acciones de una persona, muchas veces las explicaciones están en sus experiencias de vida. Sarmiento nació en 1811 y le fue muy difícil ir a la escuela, ya que sólo las grandes ciudades tenían colegios, la educación no era gratuita ni obligatoria. Sus eran pobres pero muy trabajadores y querían que su hijo recibiera una buena educación. Por esosu padre le enseñó a leera los 4 años, una habilidad inusual para la época, ya que la mayoría de los habitantes no sabían leer. Cuando tenía 5 años, dos maestros llegaron a San Juan y organizaron una “Escuela de la Patria”, que le dio la oportunidad a 400 niños (entre ellos Sarmiento). Su pasión era la lectura, una actividad a la que le dedicaba muchas horas, y aprendió 4 idiomas. Se podría decir que fue un autodidacta. Domingo Faustino se enamoró de las letras y escribió grandes obras, muchas de ellas sobre la educación donde exponía su pensamiento, convencido que “las ideas no matan”. Cuando terminó la primaria, no pudo obtener una beca para estudiar en Buenos Aires. Pero no se dio por vencido. Así que decidió acompañar a su tío a San Luis y fundar una escuela. A los 15 años ya era docente.

Desde entonces, siguió acumulando méritos para ser justamente recordado como el padre del aula. Porque hizo muchísimo por la educación: escribió manuales para docentes, estudió la experiencia educativa en otros países para aplicarla al nuestro, trajo maestras extranjeras para modernizar las escuelas, se esforzó para que las mujeres tuvieran las mismas posibilidades que los varones y para garantizar la educación de todos los argentinos.

El exterior como modelo

Tres años antes de llegar a la presidencia, Sarmiento representaba a nuestro país en los Estados Unidos, bajo el cargo de Ministro Plenipotenciario. Allí forjó su visión sobre el rumbo que, según él, debía seguir la Argentina. Se maravilló por el funcionamiento de una nación repleta de ferrocarriles e inmigrantes que llegaban de todas partes del mundo. Pero lo que más le llamó la atención fue el alto nivel educativo. Más tarde contrataría 65 docentes norteamericanas para que ayudaran a mejorar nuestras escuelas.

 

De alumno a presidente

Volviendo a la asunción como mandatario, los miembros del ejército y algunos líderes políticos le propusieron ocupar el cargo de presidente para reemplazar a Bartolomé Mitre. En esa época no se votaba como lo hacen hoy tus papás: el voto no era universalsecreto ni obligatorio. Las PASO y las elecciones generales no existían. No había voto popular.

Sarmientoprometió invertir en educación para civilizar el país. En 1852, sólo 20 escuelas eran solventadas por el gobierno de Buenos Aires y aun menos en las demás provincias. Para 1874, cuando terminó su mandato, se habían construido 1.117 escuelas públicas e inaugurado más de cien bibliotecas populares. Seguramente, hayan sido sus dificultades para ir a la escuela y su amor por el saber lo que impulsó a Sarmiento a trabajar con tanta fuerza por mejorar la educación en el país.

Siempre recordado

Durante toda su vida y carrera política, Sarmiento siguió siendo principalmente un gran lector y educador que prefirió trabajar, más que con la espada, con la pluma y la palabra. Por encima de sus enormes logros personales, Sarmiento jugó un importante papel en la educación y la literatura del país.

¡MATABURROS!

Autodidacta: Alguien que aprende sin ser instruido por otra persona.

Caudillos: Hombres con mucho poder que gobernaban algunas regiones del país en el siglo XIX. Sarmiento los acusaba de “bárbaros”.
Plenipotenciario: Que posee pleno poder para tratar intereses argentinos en el extranjero.
Telégrafo: Mecanismo que sirve para transmitir mensajes con inmediatez y a distancia; precisa de un tendido de cables.
Universal: Significa que todos los ciudadanos mayores de 18 años pueden votar.

You need to upgrade your Flash Player to version 10 or newer.